¿Soy demasiado joven para preparar mi jubilación?

¿Soy demasiado joven para preparar mi jubilación?

Suele pasar que mientras somos jóvenes solo pensamos en cómo obtenemos más ingresos para llevar una vida confortable, pasarlo bien, sin preocuparnos de qué será de nosotros cuando nos jubilemos.

Normalmente, las personas empiezan a preocuparse por su jubilación el día que cumplen 50 años. Realmente es un error y debemos empezar a pensar desde que empezamos a trabajar.

 

¿Podrán los gobiernos pagarnos nuestras pensiones en el futuro?

Es muy probable que el futuro sea completamente diferente a lo que conocíamos hasta ahora. El entorno laboral con elevadas tasas de paro, trabajos de toda la vida  que desaparecen, salarios precarios y la incorporación más tardía de los jóvenes al primer trabajo van a cuestionar el futuro de nuestras pensiones.

Si sumamos a lo anterior, el envejecimiento de la población, se puede aventurar que los actuales sistemas públicos de pensiones tal vez no puedan asumir el pago de las pensiones futuras.

Para hacer frente a esta situación, las instituciones públicas tienen dos soluciones: que cada trabajador empiece a pagar hoy más cotizaciones o que los pensionistas cobren menos pensión. O tal vez, apliquen ambas soluciones a la vez.

 

¿Qué podemos hacer nosotros para proteger nuestro futuro?

Pasar a la acción desde hoy. Debemos constituir un capital poco a poco, año tras año, que nos permita complementar la pensión estimada de la CASS, de forma que podamos vivir dignamente cuando nos jubilemos.

¿Cómo podemos hacerlo? A través de productos diseñados específicamente para preparar nuestra jubilación: los planes de pensiones y los planes de jubilación.

 

¿Qué son los planes de pensiones y los planes de jubilación?

Los planes de pensiones son un vehículo de ahorro-previsión cuya finalidad es ahorrar un capital para el momento de la jubilación.

Un plan de pensiones se puede definir como un contrato colectivo. Se unen las aportaciones de muchos ahorradores preocupados por su jubilación de forma que los fondos son invertidos por un gestor profesional en aquellos mercados y tipos de activos que se consideren más oportunos en función del tipo de riesgo que se desee asumir.

Al juntarse los ahorros de muchos en un plan de pensiones se pueden gestionar patrimonios más grandes de forma que se logra una mayor diversificación de la inversión y se ahorran más costes que si invirtiéramos por cuenta propia.

Los planes de pensiones están pensados para el reembolso a partir del momento de la jubilación por lo que no son disponibles hasta ese momento, a excepción de casos concretos (paro prolongado, fallecimiento, etc.).

Los planes de jubilación son contratos de seguros individuales y en este caso, sí que tienes la posibilidad de disponer del dinero en cualquier momento, siempre que se cumplan las condiciones pactadas en el contrato inicial. De lo contrario, puedes disponer del dinero antes de tiempo, pagando una penalización. Esta penalización puede ser un incentivo para que no rescates y continúes ahorrando para tu jubilación.

El plan de jubilación tiene una menor rentabilidad aunque es un producto de menor riesgo.

 

Recuerda que en MoraBanc disponemos de ambos productos: planes de pensiones y planes de jubilación adaptados a tus necesidades y con amplia flexibilidad.

AndorJubilació es nuestro plan de jubilación. Un plan que no da lugar a imprevistos desagradables ya que tiene una rentabilidad mínima garantizada cada año. Cuenta también con una garantía en caso de defunción del asegurado y cuenta con una garantía de invalidez absoluta y permanente.

También puedes consultar en tu oficina MoraBanc la gama de planes de pensiones adecuados para tu perfil inversor o llamarnos al +376 884 884.

SUSCRÍBETE
  • No te pierdas nada

  • Todo lo que te interesa del Blog de MoraBanc en tu correo electrónico.

  • Me interesan los artículos de: