MoraBanc incrementa su beneficio un 3,6%, hasta 23,5 millones de euros

MoraBanc incrementa su beneficio un 3,6%, hasta 23,5 millones de euros

MoraBanc ha cerrado el ejercicio 2017 con un crecimiento del 3,6% en el beneficio neto, que se situó en 23,5 millones de euros en base comparable. La entidad recupera así la senda del crecimiento orgánico de su actividad, tras completar el plan estratégico y el proceso de transformación operacional y de negocio que inició hace tres años para adaptarse a los cambios normativos que desde entonces ha experimentado el sector bancario en Andorra.

La decidida apuesta por la digitalización, la anticipación a las exigencias regulatorias, y un mejor alineamiento entre equipos y oferta comercial han sido claves para que la entidad haya vuelto con fuerza al crecimiento recurrente de los resultados.

Coincidiendo con la aprobación de las cuentas, MoraBanc ha anunciado cambios en su organización corporativa, que están supeditados a la aprobación por parte del regulador, INAF. Después de presidir MoraBanc durante dos años impulsando la transformación del banco, de ser miembro del consejo de administración durante más de dos décadas, y director de banca Privada y Capital Markets durante 10 años, y llegado a la edad de jubilación estatutaria como presidente, Jordi Mora ha pasado el testigo de la presidencia de la entidad a Pedro González Grau.

González Grau se incorporó a MoraBanc como consejero delegado en 2014, y desde entonces ha dirigido el plan estratégico que ha transformado la entidad. Con su actual nombramiento, se convierte en el primer presidente no familiar del grupo bancario, lo que consolida la transición del Grupo hacia una mayor profesionalización del gobierno corporativo. González tiene, además, mandato específico del Consejo para impulsar el desarrollo corporativo, el crecimiento de las inversiones fuera de Andorra y la  expansión internacional orgánica e inorgánica.

Lluis Alsina Álvarez, hasta ahora director general de Negocio, ha sido nombrado nuevo director general del banco, reportando directamente al Consejo, con la misión de consolidar y fortalecer la presencia de MoraBanc en la plaza andorrana, donde el grupo bancario quiere ser el banco de referencia.

Los cambios en el Consejo incluyen la incorporación como consejeros de Joan Quera Font, exdirector general de la entidad entre 2003 y 2011 y consejero entre 2011 y 2015, y de Marc Mora Guerin, en sustitución respectivamente de Lluis Álvarez  Mora y Jordi Mora Magriñà.

El nuevo presidente ha hecho un balance positivo del ejercicio. “Volvemos a crecer de forma sostenida, y lo hacemos como resultado de un proceso de transformación y modernización del banco para hacerlo mucho más competitivo en un mercado financiero cada vez más exigente. MoraBanc se ha transformado en tiempo récord en un banco más ágil, moderno, digital y fuerte, y sobre esas fortalezas encaramos los retos de futuro con plena confianza”.

Además del alza del beneficio, las cifras de 2017 certifican que el banco ha fortalecido aún más su balance. Destaca nuevamente la elevada solvencia, que llega al 27% según el ratio del INAF, y al 18,9% según CET 1 de Basilea III, cumpliendo con creces los requisitos mínimos establecidos y liderando el sector. Un reflejo también de esta solidez es el elevado ratio de liquidez con el que se gestiona la entidad, con un ratio regulatorio del 60,7% (ratio INAF). La gestión de la liquidez también aplica los estándares y mejores prácticas de la industria, como los ratios LCR (ratio de cobertura de liquidez) y NSFR (ratio de financiación estable neto) de Basilea III, que MoraBanc supera ampliamente. La morosidad se queda en el 3,9%. Todas estas cifras son equiparables a los mejores estándares de la banca europea. Otra cifra destacada es el ROE, que en 2017 se incrementó hasta el 8,4%, por encima de la media europea del sector.

En el primer año de aplicación efectiva del Intercambio Automático de Información fiscal (IAI) del Principado de Andorra, los recursos gestionados por MoraBanc solo han experimentado un mínimo descenso del 2%, mientras el total de recursos de clientes del Grupo se situó al cierre de 2017 en 6.542,2 millones de euros.

La evolución de la inversión crediticia va en línea con el compromiso de MoraBanc de ofrecer crédito a la sociedad. En este sentido, durante el año pasado el volumen de recursos destinados a préstamos a particulares creció un 10%. El compromiso de la entidad con Andorra se ha visto también reconocido internacionalmente con el premio al Mejor Banco Comercial 2017 en Andorra por parte de la revista International Banker.

 

Transformación consolidada

Con la vuelta al crecimiento en el beneficio, el banco da por implementado el plan estratégico de transformación que puso en marcha hace tres años para anticiparse a las nuevas regulaciones internacionales que cambiaron la fisonomía del mercado bancario andorrano.

Ante la necesidad de reformar su propuesta de valor, la entidad ha apostado por una fuerte inversión en banca digital, en torno a la que ha consolidado una completa oferta multicanal que se ha convertido en referencia digital del sector en Andorra, con un incremento del 90%  de accesos de clientes y un 36% de envío de dinero online, el primer año. En este sentido, y como reconocimiento a este liderazgo, la revista World Finance ha premiado a MoraBanc como mejor banco digital de Andorra 2017, y a su Aplicación móvil como la mejor del país. En paralelo, el Grupo ha optimizado estructuras y recursos para ser una entidad más eficiente. Ha modernizado el equipo de profesionales con perfiles especializados en compliance y nuevas tecnologías, y en paralelo ha actualizado tanto la segmentación de clientes como la cartera de productos y servicios para responder de manera más efectiva a las necesidades de los clientes.

Uno de los objetivos vertebradores del plan estratégico era aplicar esta transformación en el menor tiempo posible, con la vocación de hacer del banco un pionero en la adaptación a las nuevas características y exigencias del mercado. Después de la inversión en esfuerzo y recursos, el banco vuelve a crecer completando un ciclo y abriendo una nueva etapa con plena confianza.

 

Objetivos 2018: crecimiento

MoraBanc se ha fijado el compromiso de seguir creciendo, tanto en Andorra como fuera de sus fronteras a través de sus filiales en Zúrich y Miami. En el Principado, la capacidad y vocación de ofrecer financiación a particulares y empresas, la oferta de una potente banca digital y de una cartera renovada de productos y servicios son los argumentos centrales para incrementar la cuota de mercado en clientes y recursos. A nivel internacional, las palancas medulares para crecer son la experiencia en gestión de patrimonios y el posicionamiento diferencial como una opción específica cualificada para clientes internacionales que quieran diversificar su patrimonio.

De cara al futuro, González Grau ha destacado que, con la transformación plenamente operativa y a velocidad de crucero, MoraBanc es un banco más sólido y fuerte. “El objetivo ahora es consolidar un crecimiento sostenido. Tenemos las condiciones para hacerlo y la fortaleza para valorar diferentes opciones que nos hagan optimizar el crecimiento de manera orgánica o inorgánica”.

 

Crecimiento responsable

MoraBanc ha destinado en 2017 el 3,1% del beneficio a acciones en favor de la comunidad colaborando con instituciones y proyectos de ámbitos muy diferentes. La “Tarjeta Solidaria” destinada a 17 ONGs de Andorra, el patrocinio del equipo de básquet en liga ACB MoraBanc Andorra, políticas en favor del medio ambiente, la implicación con la Federación Andorrana de Esquí y de Montañismo o la reconocida Temporada de Música y Danza de Andorra la Vella MoraBanc son los estandartes de la responsabilidad social del banco. Este 2017 también destaca la apertura como museo de la Casa Vicens en Barcelona, la primera casa de Gaudí, después de 130 años cerrada al público. Los objetivos de crecimiento pasan por un compromiso con el entorno, por una gestión socialmente responsable y con vocación social.