La volatilidad sigue marcando el ritmo de los mercados

Cerramos el mes de abril con la volatilidad como protagonista. A la intensificación del conflicto entre Rusia y Ucrania debemos añadir los estrictos confinamientos en China para hacer frente a su política de covid cero. Es posible que esta situación frene el crecimiento global a través de menor comercio entre países, precios de la energía encarecidos y condiciones financieras más duras, impuestas por los Bancos Centrales, cuyo objetivo principal es hacer frente a una inflación desbocada. Esta última quincena hemos acudido a la presentación de resultados de las principales compañías mundiales.

Inicio de trimestre volátil

El inicio del segundo trimestre del año ha estado marcado por ligeras caídas en los mercados de renta variable. Las actas de la FED, con un tono más restrictivo, unos datos de inflación por encima de lo esperado, así como un estancamiento en las negociaciones entre Ucrania y Rusia, han sembrado incertidumbre en los mercados financieros. En China, grandes grupos de población han sido confinados debido a la aparición de brotes de covid-19, poniendo mayor presión sobre los cuellos de botella de las cadenas de suministro de occidente.

Cerramos el trimestre con optimismo

Acariciando ya el tramo final del primer trimestre de 2022, los mercados de renta variable han presentado una evolución decididamente alcista, recuperando en gran medida la volatilidad generada por el conflicto en Ucrania, el miedo a la estanflación y el discurso más agresivo de los bancos centrales. Por lo que respecta al mercado de la deuda, es especialmente destacable la escalada que han presentado en pocos días los rendimientos de la deuda soberana, uno de los puntos más destacables ha sido el gran acercamiento entre los vencimientos a 2 y 10 años de la curva americana.